30 de octubre de 2008

Valorando

Una semana después de acabar el rodaje de En Animales, creo que ya es distancia suficiente para empezar a ver el material y valorar con sinceridad.

De un primer vistazo lo evidente es que tuvimos que sacrificar muchos planos que teníamos pensados. Eso siempre te hace pensar que la historia ya no va a ser tal y como la querías en un principio... y eso duele después de todo el trabajo realizado.

Pero por otro lado ves todo lo que has hecho, recuerdas otros rodajes y comprendes que siempre se caen cosas, que es imposible llevar todo a la perfección y menos cuando es tan grande y compleja la producción. Normalmente en los rodajes de guerrilla pasas de muchas cosas y te deja libertad para "crear". Esta vez cada detalle debía estar controlado y a ese nivel es normal que ciertas cosas fallen, escapen a tu control, se ralenticen... es decir, que bastante que hemos acabado.

Ahora viene la parte de darse de bruces con la realidad. La semana que viene empezamos a montar, a ver una y otra vez material, a escuchar una y otra vez la canción. La paliza infernal (Sobre todo para el montador) que lleva a lo que desde un principio querías.

Cada cosa en su sitio... o no.

.