15 de junio de 2011

Season Finale / Making Of

En verano de 2009 empezamos una aventura que se llamaba 10Razones para no Trabajar. Irune era nuestra protagonista. Esta aventura de locura insana duró tan poco como dura el verano o la escasez de trabajo en una empresa que explota a sus trabajadores. Pero esta tontería fruto de la necesidad de rellenar el tiempo y sentirse útil, fue el germen de todo lo que vendría después.

Entre septiembre y diciembre de 2009 nos fuimos lanzando poco a poco a plantear la peripecia de la serie online, buscando nombres, actores, amigos que quisieran actuar y participar.

Las pruebas eran esenciales para ir sabiendo por dónde iban a ir las cosas, los colores, el tono del humor, la realización. Los que están siguiendo esta aventura desde el principio recordarán que esta foto fue la web provisional durante muchos meses. Las manos y la cara del fondo son de 321, que vivió el proceso de creación de primera mano, aportando y viendo nuestras subidas y bajadas, ayudándonos con dibujos y diseños.


Las fotos y pruebas de grafismo no se hicieron esperar. Durante el mes previo a empezar a rodar, en nuestra cabeza había una serie de tamaño americano, con fotos, extras, series paralelas, historias anexas y personajes secundarios que entrarían y saldrían de escena constantemente. 



Primeros días de rodaje. Un equipo técnico y artístico que empieza a conocerse, otro que ya se conoce. Y así poco a poco hasta encontrar el ritmo de rodaje que debíamos tener a fuerza de ensayo y error. En el sofá, siempre los 3 bigotillos dejando la piel cada domingo.


Aunque seguimos rodando, empezamos a montar. Necesitamos saber cómo funcionan las escenas rodadas, cómo montan, cómo respira de ritmo. Los primeros episodios son más espesos. Los grafismos van y vienen en pruebas eternas y llenas de dudas. Vamos encontrando el rollo de la serie, pero nos cuesta un montón.




Y la verdad es que poco más. Muchos meses de trabajo con ordenadores que se rompen, discos que se calientan y se borran. Sustos y disgustos. Alegrías y subidones. Todos los estados de ánimo pasan por esa sala de montaje tan odiosa y entrañable. Todo culminado con una fiesta llena de alegrías y subidones propios de un buen reencuentro, donde fue glorioso poder ver a todos juntos de nuevo, y esta vez simplemente... pasarlo bien.

Podríamos estar cuatro años soltando tomas falsas, fotos y extras, pero creo que esta foto... ese zombie cansado... resume bastante bien cómo es rodar un domingo tras otro. Un zombie que no puede con sus huevos.


Gracias monitos.